¿Cuál es el panorama actual del mercado competitivo eléctrico en Estados Unidos?

El mercado competitivo surgió en la década de los 90’s con el fin de dar a los clientes la opción de escoger su proveedor de servicios de energía. Sin embargo, esta iniciativa ha tenido resultados controvertidos relacionados con la prometida reducción de los precios y la participación en la innovación del sector, lo que podría explicar el bajo nivel de adopción por parte del segmento residencial.

¿Cuál es el panorama actual del mercado competitivo eléctrico en Estados Unidos?

 

La liberalización del sector eléctrico en Estados Unidos dio origen al mercado competitivo con el fin de habilitar la participación de nuevos comercializadores que brindaran diferentes opciones de compra de energía a los clientes. Esta iniciativa prometía traer consigo precios más bajos respecto a los ofrecidos por las empresas de servicios públicos tradicionales e incrementar la innovación para facilitar la transición hacia la energía renovable, los esquemas tarifarios diferenciales y los productos complementarios. Sin embargo, después de casi 30 años de su implementación, los usuarios aún no perciben los beneficios de esta iniciativa y el mercado sigue teniendo un bajo nivel de adopción por parte de los usuarios del sector residencial.

Para empezar, los beneficios del cambio de proveedor son proporcionales al tamaño del cliente, lo que pone en ventaja a aquellos clientes con grandes volúmenes de consumo, específicamente, grandes comerciales e industriales. De acuerdo con la agencia estadística U.S. Energy Information Administration (EIA),el número de clientes participando en este mercado alcanzó un máximo de 17,2 millones de clientes (13% de los clientes residenciales totales) en 2014 y desde entonces ha disminuido, alcanzando 16,2 millones de clientes (12% del total nacional) en 2016 y 16,7 millones de clientes (13% del total nacional) en 2017”. Al no percibir un valor diferencial entre los diferentes proveedores, los clientes residenciales siguen siendo atendidos mayormente por su distribuidor local.

Esta situación podría deberse a dos situaciones en particular. Por un lado, la falta de promoción de precios competitivos y, por otro, la poca participación de los comercializadores en la innovación del sector. De acuerdo con datos recolectados por la EIA, los aumentos en los precios de la energía en estados con mercado competitivo y regulado fueron muy similares entre 1997 y 2018, aunque con un aumento porcentual ligeramente mayor en los estados regulados. Lo anterior, plantea dudas sobre la utilidad del mercado competitivo para promover precios más bajos. Adicionalmente, algunos estados han pasado por situaciones particularmente difíciles con respecto a los programas ofrecidos en el mercado competitivo. Por ejemplo, los contribuyentes en Connecticut pagaron, entre 2015 y 2018, aproximadamente 200 millones de dólares más por su electricidad respecto a lo que hubiesen pagado en la oferta estándar, lo cual acentúa la problemática.

Por otra parte, se esperaba que los comercializadores en el mercado competitivo jugaran un rol significativo en el desarrollo de nuevas ofertas de productos. Contrario a esto, los comercializadores mantuvieron por mucho tiempo una posición conservadora respecto al desarrollo de nuevas ofertas, incluyendo las que relacionadas con el uso de tecnologías limpias y distribuidas de generación eléctrica. Al no habilitarse nuevas ofertas, compañías de otros nichos comenzaron a ofrecer no solo nuevos productos en el sector eléctrico sino también a crear nuevos modelos de comercialización de energía.

Adicionalmente, han sido las empresas de servicios tradicionales quienes han impulsado los modelos tarifarios diferenciales, debido a la adopción de la medición inteligente. En consecuencia, los clientes del sector residencial no perciben un beneficio significativo del cambio de proveedor y prefieren mantenerse con su proveedor tradicional o acudir a nuevos participantes para adquirir nuevos productos, incluyendo recursos de generación distribuida.

En términos generales, el mercado competitivo en Estados Unidos aún no logra demostrar los beneficios que prometió en sus inicios, específicamente al sector residencial, y en tanto no se resuelva la baja diferencia en costos o la diferenciación en servicios, no logrará atraer masivamente a los clientes de dicho segmento.

Conozca cómo contar con un aliado estratégico que le brinde las capacidades para dar una experiencia de cliente superior. 

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin